Señor lo será tu padre…

Eso decía yo...

Hay un día en el que te das cuenta que eres demasiado viejo para morir joven, y no es otro que cuando te llaman por primera vez “Señor” (“Señor o Señora”).

Es síntoma precoz. Un aviso de la vejez anticipada. No tienes canas, no haces ruiditos al levantarte, ni sabes si va a llover o no en función de lo que te duelen las rodillas. Pero ese día, vuelves a tu casa y sabes que algo huele mal.

Ver la entrada original 329 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s