El mensaje secreto

El gran sol se sitúa firme e implacable sobre la ciudad de Sevilla. Sus calles, bañadas por el fuego, el color y la magia albergan secretos, algunos de ellos, a plena vista.

Si habéis visitado la ciudad de Sevilla, es posible que os hayáis fijado en un símbolo que está presente en todas partes, un mensaje cargado de significado que muchos no conocen y que, sin embargo, se ha convertido en un símbolo de la identidad de esta maravillosa ciudad.

Su origen es cuanto menos curioso.

 

A pesar del parecido con el conocido NODO (para quienes no lo sepan, los NOticiarios DOcumentales que en la etapa franquista precedían a todas las películas en cine), el símbolo sevillano poco tiene que ver con esto.

nodo
Este noticiero se merecería un artículo para él solo.

En realidad, la leyenda data el nacimiento de este símbolo en el siglo XIII durante el reinado de Alfonso X, apodado El Sabio, y conocido por ser altamente ilustrado en artes y ciencias según los cánones de la época (que quizá no es que fueran muy elevados).

Por diversas circunstancias políticas, sociales y económicas, su hijo, el príncipe Sancho, se alzó en armas en contra del reinado de su padre (básicamente él también quería ser rey). Este alzamiento fue muy efectivo y con gran rapidez empezó a arrebatarle el reino.

Asediado por las conquistas de su hijo, el rey Alfonso X se resguardó en la ciudad de Sevilla, donde contaba con el apoyo de un sector de la iglesia y donde dicen que le estuvieron ocultando por toda la ciudad para evitar que cayese en manos de su ambicioso vástago.

Así, en 1283, ya acabado el conflicto, el gran Alfonso  X, haciendo gala de su gran sabiduría e ingenio, le regaló a la ciudad un emblema que era en realidad un acrónimo, una adivinanza, un enigma:

NO8DO

O lo que es lo mismo:

NO – madeja – DO

Hay que reconocer que como enigma no tiene gran misterio una vez que descubres que el símbolo interior no es un ocho ni el infinito,  sino una madeja de lana. En cuanto a la validez ortográfica de la afirmación “nomadejado”, lo dejamos a la valoración de cada uno.

No obstante,  visto el gran humor de este monarca, bien podríamos atribuirle la autoría del siguiente chiste:

Sea como fuere, es una historia curiosa que entregó el símbolo que define a una ciudad a la que no podemos negar ni su belleza, ni su arte, ni su magia, ni sus misterios. Aunque éste queda resuelto aquí y ahora.

Los símbolos son una parte fundamental de la comunicación, los hay por todas partes y casi siempre encierran curiosos y enigmáticos significados.

¿Conoces alguno que quieras compartir con nosotros?

Que tengas un gran día.

El Café Parlante.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s