Un buen discurso vale un habano.

Aprovechando la época de vacaciones, vamos a hacer un viaje express a la maravillosa ciudad de Budapest y hacernos eco de un curioso dicho con mucha historia.

Un buen discurso vale un habano.

El Parlamento de la ciudad de Budapest es uno de los edificios más bellos y majestuosos que he visto nunca. Os dejo un par de fotos para ver si estáis o no de acuerdo conmigo.

ParlamentoBudapest

ParlamentoBudapest2

Viendo que hoy (por supuesto) está prohibido fumar en todo el edificio, aunque nos parezca impensable, en el pasado sí que estaba permitido. Sin embargo, estaba prohibido hacerlo en la cámara de plenos.

Camara

Por este motivo, en el pasillo junto a la cámara se instalaron unos ceniceros.

Cenicero1

La particularidad de estos ceniceros era que estaban marcados con el número del asiento de cada diputado. De este modo, no había confusiones. Como se suele decir, cada oveja con su pareja y … cada diputado con su puro.

Cenicero2

La cuestión es que gracias a dicha comodidad, los cigarros se depositaban con tranquilidad en cada cenicero antes de las sesiones, muchos de ellos todavía encendidos. Por lo tanto, si el pleno duraba demasiado, podían llegar a consumirse completamente.  Ese es precisamente el origen de la expresión propia del Parlamento de Budapest, se dice que un buen discurso vale un habano.

Por ello, podría decirse que los buenos discursos en Hungría han alargado más de una vida.

Esperamos que os guste esta anécdota.

Si te ha gustado comparte.

Que tengas un gran día.

El Café Parlante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s