Cómo preparar un discurso de boda y tener éxito: VOL I. – PREPARACIÓN

¿Tu mejor amig@ te ha pedido que hables en su boda? ¿No sabes qué decir? ¿No sabes cómo hacerlo o no tienes ni idea de por dónde empezar? Enhorabuena, estás en el sitio correcto.

A lo largo de este artículo, vamos a presentarte las principales pautas para preparar tu discurso de boda. Además, en posteriores entregas, profundizaremos en este tema describiendo qué tipo de recursos puedes utilizar y cuál es el mejor modo de hacerlo. Adicionalmente, realizaremos especial hincapié en los errores más comunes en los que se suele caer. En resumen, te vamos a dar todas las herramientas necesarias para que quedes como un rey delante de los novios (como un rey que realice buenos discursos, claro está).

MiedoEscénicov2

Dar un discurso de bodas es una costumbre relativamente joven en nuestro país y parece que ha llegado para quedarse.

Cada vez son más las ceremonias nupciales que se amenizan con la participación de amigos y familiares. Esto implica que tu discurso no sólo será un bonito recuerdo para ellos, sino que se convierte en una parte de la ceremonia y, por ello, tienes que tomarte tu labor con toda la importancia que la situación demanda (no es por meterte presión).

Sentarte a pensar, redactar tu presentación y ensayar las veces que sea necesario serán tareas necesarias para triunfar en tu tarea. Por el contrario, si vas creyéndote un genio de la improvisación, creyendo que las palabras llegarán por sí solas en el momento necesario, probablemente metas la pata hasta fondo y se acuerden de ti como el orador que fastidió el gran momento que pudo ser y no fue. Tu elijes amig@.

DiscursoBoda5

Pero si estás leyendo este artículo es que no quieres ser ese “metepatas” y realmente quieres convertirte en el triunfador de la noche (después de los novios, claro está, recuerda que es su noche).

Dicho esto, entremos en materia. Hemos dividido toda la temática en tres apartados que publicaremos en tres artículos:

  1. Volumen I: Preparación: Ideación, estructura y duración.
  2. Volumen II: Qué decir y qué no decir. Cómo preparar un discurso de boda y tener éxito : VOL II. – QUÉ DECIR Y QUÉ NO DECIR.                                                                      
  3. Volumen III: Recursos para un discurso de boda. Cómo preparar un discurso de boda y tener éxito: VOL III. – USO DE RECURSOS 

Volumen I: Preparación: Ideación, estructura y duración.

En cualquier discurso la preparación es un 90% del éxito. En este sentido, recalcar la importancia de prepararlo porque, aunque pensemos que vamos a hablar sobre un amigo o sobre un familiar y que va a ser muy sencillo, es ahí dónde radica normalmente el problema, como tienes muchas cosas para contar y tienes poco tiempo para ello, es probable que te “cortocircuitees” y no cuentes nada, o que cuentes cosas inconexas y “cortocircuitees” a tu audiencia con cualquier Spin Off que surja de tu mente improvisadora.

Sea como sea, PREPARATELO y recuerda lo que decía aquel anuncio de neumáticos “Potencia sin control no sirve de nada”.

El tipo de discursos no preparados ni estructurados suelen convertirse en una extraña sucesión de anécdotas que no parecen llevar a ninguna conclusión, no ofrecen un mensaje a los novios y suelen concluir de forma atropellada y repentina y por supuesto, con gran alivio para tus oyentes.

Estamos hablando de un discurso tipo:

– Recuerdo aquella vez que… Y también cuando… Que bien lo pasamos… Te acuerdas de… ¿Qué te voy a decir claro? –

¿Qué te voy a decir??? Amig@, estás ahí para decir cosas, para no decir nada mejor te quedas en tu asiento.

En fin, para evitar esto hay que concentrarse en la preparación y darle tiempo a la primera etapa:

1 – La ideación.


No hemos perdido la cabeza. El primer paso es la ideación porque es donde deberás determinar qué quieres decir en tu discurso.

No te vuelvas loc@, con un único mensaje bien armado el discurso funcionará adecuadamente. Si pretendes meter muchos mensajes volveremos al punto de antes (tormenta de ideas inconexas).

¿Cuáles son ideas adecuadas para un discurso de boda?

  • CorrectoIdeas correctas:
    • El amor: Como concepto genérico y que debería significar para la pareja. Es una temática que es útil cuando no conoces demasiadas cosas sobre la pareja o todo lo que se te ocurre, aterrizado a la realidad de un discurso es “poco correcto”.
    • Cómo se conocieron los novios: Éste es un clásico que siempre funciona, no obstante, corres el riesgo de coincidir con otro de los participantes de la boda. Utiliza esta temática si estas segur@ de que la historia que tú conoces nadie (aparte de ti) la puede contar o simplemente asegúrate de que nadie lo va a hacer. Siempre puedes sobornar al resto para que no te pisen la idea “invitándoles” luego a unos cubatas.
    • Cuenta la historia de tu amig@ y cómo conocer a su pareja le cambió la vida: Con cuidado, el enfoque debe ser como le cambió la vida…para bien. No vaya a ser que le abras los ojos y decida echarse para atrás con tu gentil recordatorio de su vida pasada.

Hay muchas temáticas posibles, aquí solo te mostramos algunas ideas útiles. En cualquier caso, dedícale tiempo a pensar cuál es la más adecuada y cuando la tengas hazte la gran pregunta ¿Esto que voy a contar le interesa a quienes me han pedido que hable?

  • ErrorIdeas erróneas:
    • La despedida de solter@: Posiblemente te lo hayas pasado estupendamente en la despedida de solter@. Tendrás grandes y maravillosos recuerdos que no olvidarás en la vida (quizá muchos que tampoco recordarás en la vida). Pero es fundamental diferenciar lo importante en cada momento (y aquellas cosas que pueden hacer peligrar tu vida). En la despedida de solter@ estáis los amigos o las amigas. En la boda también está la familia, lo que incluye madre, padre y, por supuesto, suegro y suegra. Además, lo que pasó en la despedida, se queda en la despedida.

DiscursoBoda1

    • Tu relación con los novios: Hablar de tu relación con los novios o con alguno de ellos en particular, puede ser una herramienta útil en tu discurso, pero en ningún caso se puede convertir en el centro tu discurso. Repetiremos esto a menudo en el artículo porque es muy importante que lo recuerdes. Por muy cercano que seas a la pareja “tú no eres el protagonista”, no lo olvides.
    • Reírse del novio o la novia: En algún momento te puede llegar a parecer una buena idea basar tu discurso en reírte de alguno de los miembros de la pareja, no lo es. Si eres gracioso, utiliza el humor. Si tienes alguna anécdota “blanca” con la que todos puedan disfrutar, cuéntala. Pero recuerda que los novios te han pedido que subas para que les digas algo bonito, no para que te rías de ellos.
    • Hablar de la vida anterior (la vida amorosa): Esta sería la extensión oscura del punto “Cuenta la historia de tu amig@ y cómo conocer a su pareja le cambio la vida”. Esa temática puede ser muy buena, sobre todo si no entras en detalles. No hables de novios o novias pasados y nunca, nunca, nunca digas nombres.

DiscursoBoda22 – Estructura.


En primer lugar, debes tener en cuenta que todos los discursos tienen una estructura. Eso facilita que la gente te siga, te preste atención, te entienda y finalmente, recuerde tu mensaje (el recuerdo es fundamental, tienes que conseguir que tu discurso sea memorable).

Plantéatelo como un mantra “Todos los discursos tienen que tener una estructura”.

Esto, aunque suene obvio, muchas veces no es tenido en cuenta y hace que la audiencia se pierda. Y si la audiencia se pierde contigo, tú pierdes a la audiencia.

La estructura de todo discurso y, por supuesto, también para un discurso de boda es la clásica estructura de 3:

  • Inicio
  • Desarrollo
  • Cierre

Inicio / Introducción:

Hay tres cosas que tienes que incluir (sin excusas) en tu presentación:

  1. Presentarte:
  2. Nombrar a la pareja.
  3. Iniciar el mensaje.

Presentarse.

Es importante que te presentes. Teniendo en cuenta los tres puntos siguientes:

  • Quién eres.
  • Cuál es tu relación con los novios.
  • Por qué vas a hablar en la boda.

Es una pequeña frase. No se trata de presentarse o venderse como en una entrevista de trabajo, algo rápido para poner en contexto a todo el mundo. Estás hablando para los novios, pero también para todos los demás y es posible (aunque te cueste creerlo) que no te conozcan.

Hablamos de algo como:

Ejemplo 1:

– Hola a todos, soy Francisco. He sido amigo de Raúl desde el colegio y desde entonces, he compartido con él todos los momentos importantes de su vida. Por eso, hoy no podía faltar a la cita.

Ejemplo 2:

– Buenos días a todos, soy Kate, la hermana de Jane y amiga de Bred. Hoy estoy aquí para hablar ambos. Soy observadora y culpable de esta relación incluso antes de que empezase, así que creo que podré hacer una crónica bastante fiable.

Nombrar a la pareja:

Sea lo que sea lo que vas a contar, lo plantees como lo plantees, es su día y tu discurso va sobre ellos. También puedes pensar que es su boda y evidentemente todo el mundo los conoce (te sorprendería saber en cuantos casos no es así). Sea como sea, tienes que aterrizar el discurso en ellos y no hay mejor manera de hacerlo que nombrarlos.

Cítalos por su nombre y hazlo en la primera parte del discurso. Tienes que nombrar a los dos, por mucho que tu amig@ sea el novio o la novia.

El nombre de una persona es muy importante, si quieres saber los motivos te recomendamos que leas también nuestro artículo El poder de recordar y utilizar nombres.

Preséntate y nombra a los novios.
Si vas a nombrar a lo novios, asegúrate de saberte el nombre de los dos.

Inicio del mensaje:

La presentación de uno mismo y el nombramiento de los novios se tiene que producir al comienzo del discurso, pero no tiene por qué ser la primera frase. Un arranque potente, original o inesperado suele garantizar la atención de público. Esto se puede conseguir iniciando el discurso con alguna palabra, afirmación o concepto que rompa con lo esperado o genere intriga:

Hay una apertura; inicias con tus palabras. Comienza con una pregunta retórica, con un parte de un cuento, con un poema o mostrando un objeto relacionado con el discurso (como los cromos con los que jugabais de pequeño), cualquier cosa es válida con tal de generar expectación y lograr captar la atención de tu público:

Ejemplo 1:

–5 años … (Silencio) Esto es todo lo que necesitó Rodrigo para enamorar a Jimena. Si es mucho o poco, lo dejo a vuestra elección, pero puedo afirmar que es, sin duda, una historia maravillosa. Hola a todos, soy …

Ejemplo 2:

–Y la ratita presumida preguntó ¿y tú qué sabes hacer? y él contestó – Quererte más que ningún otro. Esta respuesta le bastó a Silvia para aceptar la proposición de Luis. Tampoco le pasó desapercibido, lo terriblemente guapo que es… Buenos días a todos …

Ejemplo 3:

–Amor … (Silencio) Esa cosa tan extraña, desconcertante, desconocida y, asimismo, maravillosa. Es esa cosa que nos ha traído hoy aquí. El amor que comparten Amy y Chuck que, por supuesto, tiene mucho más de maravilloso que de cualquiera de las otras cosas. Hola. Me llamo John y soy amigo de Chuck desde …

Desarrollo:

En un discurso bien estructurado, como en cualquier historia, la parte central es donde se expone la parte fuerte de la intervención. Es la parte del discurso donde utilizarás todos los recursos a tu alcance para vestir adecuadamente todas las ideas que construirán el concepto principal y te permitirán lanzarte de lleno a enchufar la mecha de la traca final.

En la parte central de tu discurso se tienen que plantear todos los “argumentos” de la temática que has avanzado en el inicio y sobre la que concluirás en el cierre. Para  ejemplificar este punto, vamos a tomar algunas de las ideas que hemos planteado al inicio del artículo:

Ejemplo 1:

Hoy os voy a contar un momento único de esta historia de amor y que tuve la suerte de vivir como testigo . Creo que resume muy bien el motivo por el que hoy estamos aquí reunidos acompañando a Carlos y Maria.

El flechazo: Era el 2 de abril del año 2005 y la primavera empezaba a dar signos de aparición. El olor a azahar y a romero impregnaban el aire y se respiraba alegría en la universidad complutense. Eran las 12 de la mañana, Carlos y yo nos encontrábamos en la cafetería de la facultad de económicas, tomándonos un descanso después de una larga mañana de  estudios. María apareció por la puerta y se acercó a saludarme (ella es muy amiga de mi hermana Beatriz ) y fue cuando les presenté. Era la primera vez que se veían y puedo decir que fue un momento que recordaré toda la vida. Ambos se quedaron en silencio, mirándose,  “atontados” el uno con el otro como si estuvieran viviendo un “viaje” de LSD. Realmente, acababan de drogarse (silencio), a drogarse con  la mejor droga del mundo, el amor.  Y desde entonces, se quedaron “atrapados” en un viaje que les llevará el resto de sus días….”

A la hora de escribir el cuerpo del discurso, puedes optar por varios estilos desde el más poético al más descriptivo. Utiliza aquel que más se adecue a tu estilo personal. Si no eres un profesional de la oratoria o un actor experimentado y quieres que tu discurso suene natural, entonces lo mejor es que lo adaptes a tu forma de ser.

Es una regla muy sencilla, no pretendas convertirte en Gustavo Adolfo Bécquer o Rosalía de Castro y liarte a leer poesía si lo más cercano que has estado de este género literario has sido aquello de “si el mundo fuera un pañuelo, tú serías mi moco preferido”. Por el mismo motivo, si normalmente no pasas la vida contando chistes y, sobre todo, si cuando lo haces, nadie se ríe, no quieras transmutarte en un monologista del club de la comedia.  Aunque es un consejo que no siempre funciona, en este caso, sé tu mism@, quizá por eso te han pedido que des ese discurso.

Cierre / Mensaje final:

Un comienzo brillante y un potente desarrollo puede darse al traste si no somos acertados con nuestro final. Final breve, final bueno.

Adicionalmente, te ofrecemos una serie de recomendaciones para que las tengas en cuenta cuando redactes el cierre de tu discurso.

Recomendaciones:

  • Breve resumen. Concluye con un breve resumen con las principales ideas que quieres que sean recordadas.
  • Cierra el círculo. Con una pregunta o anécdota que conecte el principio y el fin de tu discurso. Incluso puedes buscar la forma de repetir la misma frase que utilizaste para abrir el discurso.
  • Deseo para los novios: Finaliza deseándoles a los novios una vida larga y plena, que se sigan queriendo como ahora, que su amor sea eterno o que tengan muchos hijos (Ojo con esto, asegúrate de que quieren o pueden. Tampoco es de buen gusto si los novios tienen 60 años). Elige el deseo que más te guste, pero que sea de buen gusto.
  • Agradece. Termina con un agradecimiento. Puedes meter una pausa después de tu última frase y terminar con un simple “muchas gracias”.

No conviene utilizar todas las recomendaciones anteriores en tu discurso, eso lo haría parecer un Frankenstein de cosas metidas con calzador. Escoge la que mejor funcione con el resto de tu discurso de boda y, como recomendación general, intenta que sea un cierre potente (es lo que más suele recordar todo el mundo).

Puedes jugar con la mirada durante el discurso, alterándola entre los novios y el público. Pero asegúrate de que la primera y la última miradas sea para los novios. Recuerda que el discurso es, al fin y al cabo, para ellos.

3 – Duración.


A la hora de plantear la duración de tu discurso, tienes que tener en cuenta varias cuestiones (algunas ya te sonarán):

  • No eres el protagonista: Insistimos mucho en este aspecto, pero es que la gente lo suele olvidar. Tu mensaje debe durar lo justo para dejar un bonito recuerdo y vestir la ceremonia, no se trata de que la gente “alucine” contigo y que siempre recuerde la boda por tu discurso.
  • No eres el único en hablar: Normalmente, sobre todo si el discurso es durante la ceremonia, no serás el único en hablar. Esto implica que si sois un mínimo de cuatro y cada discurso dura cinco minutos (lo cual no parece mucho) el público va a estar escuchando discursos durante 20 minutos (más vale que sean buenos). No obstante, es bueno que investigues sobre el número de gente que va a hablar, ya que esto podría cambiar el planteamiento que hagas.
  • Lo bueno si breve… : Siendo que este dicho no es aplicable a tantas cosas en la vida real, si lo es para un discurso y sobre todo para un discurso de boda. Si es bonito, interesante y está bien estructurado, una duración correcta conseguirá que la gente no pierda interés y, como se suele decir, dejar al público en todo lo alto.

Dicho esto, nuestra recomendación es que el discurso dure de 3 minutos a 3 minutos y medio (y nunca más de 5 minutos). Atendiendo a la estructura anteriormente descrita:

  • Inicio / Introducción – Medio minuto.
  • Desarrollo – de 2 minutos a 2 minuto y medio.
  • Cierre /Mensaje final – Medio minuto.

Cuando ensayes, ten en cuenta que en la representación real solemos acelerarnos, por lo que si tu discurso dura 4 minutos, probablemente acabes en el tiempo indicado.

Controla el tiempo.
Controla el tiempo.

Artículos relacionados:

Cómo preparar un discurso de boda y tener éxito : VOL II. – QUÉ DECIR Y QUÉ NO DECIR.

Cómo preparar un discurso de boda y tener éxito: VOL III. – USO DE RECURSOS.

El poder de recordar y utilizar nombres

¿Por qué utilizar citas en tu discurso?

Lo que todo comunicador competente debería saber acerca de los relatos.

Referencias y bibliografía recomendada:

leerenbodas.com

zankyou.es

trucosyastucias.com

luistarrafeta.com

sebastianlora.com

 

4 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s