Uso de relatos en un discurso.

Lo que todo comunicador competente debería saber acerca de los relatos.

La utilización de un relato durante una charla o conferencia suele ser una buena idea. Es una herramienta que ayudará, por un lado, a romper con la monotonía del tema que estés exponiendo y, por otro, a asentar el recuerdo de la información que estás aportando a tus oyentes.

Aunque hablamos de relato de forma genérica, existen diferentes tipos que varían en su composición y uso, y por tanto, en su objetivo. Podríamos hablar de los metafóricos con un mensaje implícito como las parábolas. En una parábola se espera que el receptor del mensaje extraiga una conclusión por similitud o semejanza del relato contado con el hecho real sobre el que se pretende aleccionar (pero la interpretación se deja relativamente abierta al criterio del receptor).

Por otro lado, similares, aunque con un aspecto claramente diferenciador tendríamos a las fábulas, que suelen incorporar una moraleja más o menos explícita al final de las mismas.

Ten en cuenta que se trata de recursos muy poderosos. Por ejemplo, las parábolas escritas en la biblia aún hoy son objeto de estudio y guía para miles de personas, o las fábulas, que fueron también utilizadas durante muchos años para informar, formar y aleccionar.

Los cuentos infantiles o no (que darían para más de un artículo), nacieron con el objetivo de enseñar a los niños y alertarles de los peligros existentes en la época. Se trata de relatos muy potentes que eres capaz de recordar con bastante nitidez incluso después de muchos años.

Todos los anteriores son formatos orientados a contar relatos ficticios. Aunque lo cierto es que, en ocasiones, la verdad es mucho más potente que cualquier “cuento”. Aquí podríamos hablar de Historia. La Real Academia española define Historia como “narración y exposición de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados.” En otras palabras,  cuando contamos unos hechos ciertos o pretendidamente ciertos.

Más allá del propio formato o estilo que queramos o necesitemos utilizar, también es importante distinguir diferentes tipologías, que pueden ser utilizadas en una u otra circunstancia según la necesidad de cada caso.

Podríamos destacar las siguientes y clasificarlas a su vez en tres grandes grupos:

  • Existente: Puede ser ficticio o real, histórico o contemporáneo. Puede ser sobre un personaje conocido o sobre un completo desconocido. Simplemente debe cumplir el objetivo de reforzar el mensaje que estamos lanzando a nuestra audiencia. En todo caso, si la historia es existente, conviene hacer referencia a su origen para dotarla de mayor relevancia. Aquí podemos tomar cualquiera de los recursos citados anteriormente. Cualquier cosa que se haya escrito o dicho anteriormente (si cumple el requisito de ser un relato) no importa si es real o ficticio mientras que refuerce tu mensaje.

 Ejemplo:

“La primera impresión es muy importante en cualquier relación. Pero no debemos limitarnos a valorar a una persona, solo por las cosas que primero conocemos sobre ella.

Albert Einstein pudo ser considerado un… débil de mente, ya que hasta los 4 años no pronunció una sola palabra. Incluso después, sus profesores le consideraron flojo porque hacía constantemente preguntas abstractas y, aparentemente, sin sentido. Como todos sabéis, hoy en día es considerado uno de los mayores genios de la historia de la humanidad, siendo quien formuló la teoría de la relatividad (general y especial).”

joveneinstein

  • Inventada: Un relato inventado por nosotros, debe adaptarse de forma estricta a lo que queremos contar. Está muy cercano a recursos como la metáfora, la alegoría o la parábola, ya que, al no disponer de un reconocimiento general (ten en cuenta que te lo has inventado) tiene que perseguir un objetivo concreto, que es crear una imagen mental que acompañe el mensaje y facilite su retención. Estos se apoyarán en formato de cuentos, leyendas, parábolas o fábulas. La idea es que la historia apoye nuestra tesis, por tanto, funcionaría como una gran metáfora a la hora de expresar una idea compleja.
  • Personal: El objetivo es generar complicidad con el público. Una historia personal, cuando es pertinente y adecuada, puede conseguir acercar a los presentes a la realidad que estamos tratando de comunicarles y vivirla a través de ti. En este caso, de tu historia.Esta debe ser cierta o cuanto menos parecerlo. Esto excluye el uso de parábolas, fábulas o leyendas (a no ser que nuestro objetivo sea que resulte evidente que nuestra historia personal es ficticia, si bien el uso de este recurso debería ser abordado de otro modo).

Ejemplo:

Cuando era un crio vivía en un pueblo de las afueras de Madrid. Recuerdo que mi madre siempre me mandaba a comprar el pan y salía corriendo hacia la panadería. El panadero se llamaba Jaime y siempre soltaba chistecitos que yo entonces no podía entender. A veces, si me habían dado algunas pesetas (sí pesetas) de más, me compraba alguna chuchería también en la panadería. A la vuelta, normalmente me pasaba por las salas recreativas y miraba algún chico jugar. Si tenía algo de dinero, incluso jugaba yo.

Tengo que decir que el pan, no siempre llegaba en las mejores condiciones.

Hoy en día, no se me ocurriría permitir que un hijo mío hiciese algo así. ¿Salir a la calle sin supervisión?…

El mundo ha cambiado y hoy todos vivimos con más miedo que hace 25 años.

pan2

Como ya hemos dicho un relato es una herramienta muy poderosa ya que crea que una imagen mental que el receptor adapta a su gusto según el funcionamiento de su imaginación. En parte, la hace suya y, por ello, la recordará con más facilidad y con más cariño.

A partir de ahora, intenta introducirlos en tus intervenciones. No importa que sea una conferencia o un curso de formación. Pueden ser tan cortos como una simple anécdota o tan solventes que ayuden a sustentar tu exposición. En todo caso, te ayudarán a empatizar con el público y a favorecer el recuerdo.

Si alguna vez has usado un relato en una conferencia, o bien si lo haces con frecuencia,  estaremos encantados de que compartas con nosotros tu experiencia.

6 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s